frases célebres Gabriel García Márquez

Las mejores frases célebres de Gabriel García Márquez escritor Colombiano premio nobel de literatura y cariñosamente conocido como Gabo.

pensamientos de gabo

 

Gabriel García Márquez frases

  • La memoria del corazón se olvida de los malos momentos y exalta los buenos.
  • Solo porque alguien no te amé como tú quieres, no significa que no te ama con todo su ser.
  • Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa.
  • El premio nobel me sirvió, para no hacer cola.
  • Yo no soy más que un caribe melancólico.
  • La edad no es la que uno tiene, sino la que uno siente.
  • Nunca me gusta releer mis libros, lo que está escrito, escrito esta.
  • No los vuelvo a leer jamás, no quiero volver a acordarme del libro, es que me inquietan cosas, que seguramente hubieran sido de una manera o pudieran ser de otra.
  • Mis obras viven en el corazón y en la memoria del lector.
  • La fama es una cosa estupenda, la satisfacción personal de la victoria, la cantidad de amigos y oportunidad que tiene uno siendo famoso.
  • Los síntomas del cólera son iguales a los síntomas del amor.
  • Que viva el amor
  • Donde quiera que yo estoy, cualquier cosa que veo, cualquier experiencia que tengo, no la comprendo sino la relaciono con el caribe y mis orígenes.
  • Yo digo, que las mujeres son el centro del mundo. Mientras los hombres andan haciendo locuras para empujar la historia, las mujeres están garantizando la especie.
  • Se sirve mejor con fama, que sin fama. La fama no es controlable.
  • Lo último de un libro, siempre es el título.
  • Yo tengo una gran influencia y es la de mi abuela, que decía refranes españoles, frases lapidarias y por eso mis personajes hablan así.
  • Es imposible separar la realidad de la ficción en mis libros.
  • Yo oigo todo con una gran humildad y una inmensa gratitud.
  • Mi abuela se llamaba tranquilina y era la persona más intranquila y cambiante que yo conozco.

reflexiones de libros de gabo

Frases de Gabriel García Márquez de amor

  • El amor, no es de una cierta edad, es de todas las edades.
  • El amor es tan importante como la comida, pero no alimenta.
  • lo único que me duele de morir es que no sea de amor.
  • Lo que más me gusta de ti, es la seriedad con la que inventas disparates.
  • Algunos dicen que mis libros son poéticos y lapidados.
  • El amor de los viejitos siempre ha sido tema de curiosidad.
  • Al lector le deben resonar las palabras, tanto como me resuenan a mí.
  • Mi formación general es poética, yo empecé por la poesía.
  • Escribir novelas es la credibilidad, es ser capaz de hacerlo creer y el tipo de precisión ayuda mucho.
  • La exactitud, es primordial con lo que tú dices. Pasaron: 232 elefantes, empiezan a dudar, pero si dices: pasaron 232 elefantes y 7 elefantitos, y lo dices con una gran seguridad que ya te creen la cifra.
  • En estos días he estado pensando en una cosa, yo quiero que Colombia fuera el siguiente país, la Colombia que es hoy sin las cosas malas que tiene.
  • No hablen más por separado de literatura latinoamericana y literatura española, sino simplemente de literatura de lengua española.
  • Es como en los juzgados, diga todo lo que tiene que decir o calla para siempre.
  • Cundo termino una obra digo: Esto lo considero terminado para mí, ahora vamos a ver cómo será para los demás.
  • Cuando estoy escribiendo una novela, no pienso en nada más, estoy obsesionado por ella y deseando el día siguiente para seguir escribiendo.
  • Mi recuerdo más vivo y constante, es el recuerdo mismo de la casa de Aracataca, donde vivía con mis abuelos. Todos los días de mi vida despierto con la impresión falsa o real, de que he soñado que estoy en esa casa, estoy allí sin edad y sin ningún motivo especial, como si nunca hubiera salido de esa casa vieja y enorme.
  • Cuando estuve escribiendo la obra cien años de soledad, durante 2 años salía muy poco a la calle. Me sentí fracasado pensando como Remedios la Bella iba a ascender al cielo, me sentía fracasado, quería que fuera de una forma creíble. Incluso los críticos dicen que es una metáfora, que fue una vela, que fue navegando con el viento. Nada de eso, lo que paso fue que las sabanas hicieron todo más fácil. En el momento en el que el lector encontró las sabanas, se creyó, lo creyó, lo creí yo y lo creyeron ellos.

frases de Gabriel García Márquez cien años de soledad

  • Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarles el ánima.
  • Estás guapísima, mujer y entonces ella se puso triste, dijo, debe ser que los recuerdos hacen engordar.
  • No podemos negar que le debo la vida.
  • De todos modos, lo que suceda tenía que suceder.
  • Nos volveremos ceniza en esta casa sin hombres, pero no le daremos a este pueblo miserable el gusto de vernos llorar, Úrsula.
  • Dice que se está muriendo por mí, como si yo fuera un cólico miserere, Remedios, la bella.
  • Escarbó tan profundamente en los sentimientos de ella que, buscando el interés, encontró el amor, porque tratando de que ella lo quisiera terminó por quererla.
  • No tengo un instante sin pensar en ti, que cuanto como y bebo tiene tu sabor, que la vida eres tu a todas horas y en todas partes.
  • Uno no es de ninguna parte, mientras no tenga un muerto bajo la tierra.
  • Lo esencial es no perder la orientación.
  • Llegaron a sospechar que el amor podía ser un sentimiento más reposado y profundo, que la felicidad desaforada pero momentánea de sus noches secretas.
  • Tenía la rara virtud de no existir por completo sino en el momento oportuno.
  • Extraviado en la soledad de su inmenso poder, empezó a perder el rumbo.
  • El secreto de una buena vejez, no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.
  • Optaron por no volver al cine, considerando que ya tenían bastante con sus propias penas para llorar por fingidas desventuras de seres imaginarios.
  • Uno no se muere cuando debe, sino cuando puede.

frases de gabriel garcia marquez

frases de García Márquez

  • La ansiedad del enamoramiento, no encuentra reposo sino en la cama.
  • Llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados, seguían retozando como conejitos y peleándose como perros.
  • El llanto más antiguo de la historia del hombre, es el llanto de amor.
  • Que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera.
  • Cuídate el corazón, te estás pudriendo vivo.
  • Y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.
  • Ella encontró siempre la manera de rechazarlo porque, aunque no conseguía quererlo, ya no podía vivir si él.
  • Y todos soportaban con la misma estolidez el peso de los morrales y las cantimploras, y la vergüenza de los fusiles con las bayonetas caladas, y el incordio de la obediencia ciega y el sentido del honor.
  • El prolongado cautiverio, la incertidumbre del mundo, los hábitos de obedecer habían resecado en su corazón las semillas de la rebeldía.
  • Fue una acción tan rápida, metódica y brutal, que pareció un asalto de militares.
  • Era tal vez el primer hombre en la historia de la especie que hizo un aterrizaje de emergencia y estuvo a punto de matarse con su novia sólo por hacer el amor en un campo de violetas.
  • Lo atormentaba la inmensa desolación con que el muerto lo había mirado desde la lluvia, la honda nostalgia con que añoraba a los vivos.

citas de gabriel garcia marquez

Frases de Libros de Gabriel García Márquez.

Frases del libro Memorias de mis putas tristes Gabriel García Márquez. 

  • El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco, con una adolescente virgen.
  • Aquél fue el principio de una nueva vida, en una edad en que la mayoría de mortales están muertos.
  • A quien me lo pregunta le contesto, siempre con la verdad, las putas no me dejaron tiempo para ser casado.
  • Uno de los encantos de la vejez, son las provocaciones que se permiten las amigas jóvenes que nos creen fuera de servicio.
  • El buque lanzó un adiós desconsolado y sentí en la garganta, el nudo gordiano de todos los amores que pudieron haber sido y no fueron.
  • Hoy sé que no fue una alucinación, sino un milagro más del primer amor de mi vida, a los noventa años.
  • Le tomé el pulso para sentirla viva, la sangre circulaba por sus venas con la fluidez de una canción que se ramificaba hasta los ámbitos más recónditos de su cuerpo y volvía al corazón purificada por el amor.
  • Abrí mi corazón a las delicias del azar, estoy loco de amor.
  • Descubrí, en fin, que el amor no es un estado del alma, sino un signo del zodíaco.
  • El sexo es el consuelo que uno tiene, cuando no le alcanza el amor.
  • Dejé de verla, y sentí que hacía falta, y aproveché para arreglar el cuarto sin ella.
  • Morirse de amor, no era más que una licencia poética.
  • La noche del cinco de diciembre la besé por todo el cuerpo hasta quedarme sin aliento: la espina dorsal, vértebra por vértebra, hasta las nalgas lánguidas, el costado del lunar, el de su corazón inagotable.
  • Ella me respondió con vibraciones nuevas en cada pulgada de su piel, y en cada una encontré un calor distinto, un sabor propio, un gemido nuevo, y toda ella resonó por dentro con un arpegio y sus pezones se abrieron en flor sin tocarlos.
  • Me sentía tan feliz, que la besaba en los párpados, muy suave y una noche ocurrió como una luz en el cielo, sonrió por primera vez.
  • El amor me enseñó demasiado tarde, que uno se arregla para alguien, se viste y se perfuma para alguien.
  • Haz lo que quieras, pero no pierdas a esa criatura, me dijo, no hay peor desgracia que morir solo.

mensajes de gabriel garcia marquez

El amor en los tiempos del cólera frases

  • El mundo está dividido entre los que cagan bien y los que cagan mal. El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez.
  • A lo mejor es por eso que hace tantas cosas, para no tener que pensar, lo que me duele es que se tiene que morir, dijo, todo el mundo tiene que morirse.
  • No te preocupes, mi amor, fue culpa mía, pues a nada le temía tanto como a las decisiones súbitas y definitivas de su esposa.
  • El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.
  • La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.
  • Sólo Dios sabe cuánto te quise.
  • El corazón tiene más cuartos que un hotel de putas.
  • El problema de la vida pública, es aprender a dominar el terror, el problema de la vida conyugal es aprender a dominar el tedio.
  • Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor.
  • Amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo.
  • Uno necesitaría dos esposas, una para quererla, y otra para que le pegue los botones.
  • Lo único que necesito en la vida, es alguien que me entienda.
  • Más vale llegar a tiempo que ser invitado.
  • Infieles, pero no desleales.
  • Loro viejo no aprende a hablar.
  • Recuerda siempre que lo más importante de un buen matrimonio, no es la felicidad sino la estabilidad.
  • Habría que inventar qué se hace con las cosas que no sirven, para nada pero que tampoco se pueden botar.
  • Es increíble cómo se puede ser tan feliz durante tantos años, en medio de tantas peloteras, de tantas vainas, carajo, sin saber en realidad si eso es amor o no.
  • Demasiado amor es tan malo para esto, como la falta de amor.
  • No creo en Dios, pero le tengo miedo.

descargar imagenes de gabo

 

García Márquez frases

Frases del libro La hojarasca de Gabriel García Márquez. 

  • Usted se está colocando fuera de la ley para darles, gusto a los demás.
  • Usted es el único médico que nos queda, tiene que hacer una obra de caridad.
  • Enterrar a los muertos como está escrito, es una obra de misericordia y el padre Ángel dijo: Sí, pero en este caso no nos corresponde hacerla a nosotros sino a la sanidad.
  • Cuando llueve no hay pájaros.
  • Por lo menos estoy seguro de que, en muchas casas, se quemará el arroz y se derramará la leche.
  • Todo esto pasará, cuando nos acostumbremos a la hojarasca.
  • Tal vez por eso deseaba tenerlo cerca, en el cuartito, para convencerme de que se trataba de un hombre concreto y no de un novio conocido en el sueño.
  • Yo iba hacia la puerta entre las otras muchachas y oía la voz de él, honda, convincente, apacible, cuente siete estrellas y soñará conmigo.
  • Recuerda que nunca te miraba a los ojos.
  • La voy a poner a pensar en mí a toda hora.
  • Me tranquiliza saber que alguien me recordará en Macondo.
  • Yo descubrí la crueldad de esos chismes.
  • Aunque no fuera por ti, me quedaría a vivir en Macondo de todos modos.
  • Cada vez que lo recuerdo pienso que su venida fue un castigo de Dios.
  • Y yo sentí como si me hubiera abofeteado.
  • Estoy pensando que lo único que falta ahora es que empiece a llover.
  • Me acordé de su vida, de su soledad, de sus espantosos disturbios espirituales.
  • Creí descubrir en mi interior esa misteriosa fuerza, que desde el primer momento me indujo a protegerlo y sentí en carne viva, el dolor de su cuartito sofocante y oscuro.
  • Lo que sucede es que me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como pensar que no existe, entonces prefiero no pensar en eso.
  • No podemos negar que le debo la vida
  • De todos modos, lo que suceda tenía que suceder.

imagenes con pensamientos de gabo

 

Citas de Gabriel García Márquez

Frases del libro de Gabo: del amor y otros demonios.

  • El amor es un sentimiento contranatural que une a dos desconocidos, en una relación mezquina e insalubre, cuanto más intensa, tanto más efímera.
  • No dejes que me olvide de ti.
  • La incredulidad resiste más que la fe, porque se sustenta de los sentidos.
  • Cuanto más transparente es la escritura, más se ve la poesía.
  • Los pacientes nos encomiendan sus cuerpos, pero no sus almas y andamos como el diablo, tratando de disputárselas a Dios.
  • Siempre he creído que toma más en cuenta el amor que la fe.
  • Lo esencial no es que tú no creas, sino que Dios siga creyendo en ti.
  • No hay medicina que cure, lo que no cura la felicidad.
  • Aunque no estuviera poseída por ningún demonio dijo, esta pobre criatura tiene aquí el ambiente más propicio para estarlo.
  • No importa lo que los médicos dicen, la rabia en los seres humanos con frecuencia, es una de las trampas del enemigo.
  • Mucho del odio que ambos sentían por la niña, era por lo que ella tenía del uno y del otro.
  • Siempre había pensado que dejar de creer, causaba una cicatriz imborrable en el lugar donde estuvo la fe y que impedía olvidarla.
  • Yo no creo que lo único esencial es estar vivo.
  • Usted puede prohibirme lo que quiera, y yo le cumplo. Concluyó, lo malo es que no puede prohibirme lo que pienso.
  • Le parecían dotadas de un uso de razón intransferible, para navegar sin tropiezos por entre los azares de la realidad.
  • Ella le preguntó por esos días si era verdad, como decían las canciones, que el amor lo podía todo, es verdad, le contestó él, pero harás bien en no creerlo.
  • Su modo de ser era tan sigiloso que parecía una criatura invisible.

mensajes de garcia marquez

frases célebres Gabriel García Márquez

Frases del Libro el coronel no tiene quien le escriba. Gabriel García Márquez.

  • Hay que ser infiel, pero nunca desleal.
  • La sabiduría nos llega cuando ya no nos sirve de nada.
  • La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir.
  • Lo único que llega con seguridad es la muerte.
  • Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía.
  • No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.
  • Nunca es demasiado tarde para nada.
  • Es pecado negociar con las cosas sagradas.
  • Durante cincuenta y seis años, desde cuando terminó la última guerra civil- el coronel no había hecho nada distinto de esperar.
  • El que espera lo mucho espera lo poco.
  • No tienes el menor sentido de los negocios, cuando se va a vender una cosa hay que poner la misma cara con que se va a comprar.
  • Todo el mundo dice que la muerte es una mujer.
  • Y tú te estás muriendo de hambre, para que te convenzas que la dignidad no se come.
  • Sintió que algo había envejecido también en el amor.
  • Si nos fuéramos a morir de hambre, ya nos hubiéramos muerto.

las mejores frases de gabo

Pensamientos de Gabriel Garcia Marquez

  • Una mañana difícil de sortear, aun para un hombre como él que había sobrevivido a tantas mañanas como ésa.
  • La ilusión no se come, dijo ella, no se come, pero alimenta, replicó el coronel.
  • Él le hizo una sonrisa de complicidad: La vida es dura, camarada.
  • La ingratitud humana no tiene límites.
  • A buena hambre no hay mal pan.
  • Trató de tener los ojos abiertos, pero lo quebrantó el sueño cayó hasta el fondo de una substancia sin tiempo y sin espacio.
  • Lo peor de la mala situación, es que lo obliga a uno a decir mentiras.
  • Un momento después apagó la lámpara y se hundió a pensar en una oscuridad cuarteada por los relámpagos, se acordó de Macondo.
  • El coronel comprobó que cuarenta años de vida común, de hambre común, de sufrimientos comunes, no le habían bastado para conocer a su esposa.
  • También tenías derecho a tu pensión de veterano después de exponer el pellejo en la guerra civil, ahora todo el mundo tiene su vida asegurada y tú estás muerto de hambre, completamente solo.

sentimientos de garcia marquez

frases célebres de García Márquez

Frases del Libro Crónica de una muerte anunciada Gabo.

  • El honor no espera.
  • De manera que su despreocupación consciente hubiera sido suicida.
  • Cualquier hombre será feliz con ellas, porque han sido criadas para sufrir.
  • Es que murió sin entender su muerte.
  • El odio y el amor son pasiones recíprocas.
  • Una pobre mujer consagrada al culto de sus defectos.
  • La fatalidad nos hace invisibles.
  • Su buena labor parece por momentos desvirtuada por la desilusión.
  • Ningún lugar en la vida, es más triste que una cama vacía.
  • También el amor se aprende.
  • Desde entonces quedaron vinculados por un afecto serio, pero sin el desorden del amor.
  • Y sentí que me hundía en las delicias de las arenas movedizas de su ternura.
  • Nunca hubo una muerte más anunciada.
  • Ese día me di cuenta, de lo solas que estamos las mujeres en el mundo.
  • Estaba más sano que nosotros, pero cuando uno lo auscultaba se le sentían borboritar las lágrimas dentro del corazón
  • Hombres de mala ley, decía en voz muy baja, animales de mierda que no son capaces de hacer nada que no sean desgracias.
  • La verdad es que hablaba de su desventura sin ningún pudor para disimular la otra desventura, la verdadera, que le abrasaba las entrañas.
  • Parecían dos niños, me dijo y esa reflexión la asustó, pues siempre había pensado que sólo los niños son capaces de todo.
  • Nunca le pareció legítimo que la vida se sirviera de tantas casualidades prohibidas a la literatura, para que se cumpliera sin tropiezos una muerte tan anunciada.

bonitas imagenes de gabriel garcia marquez

Mensajes de Gabriel García Márquez

Citas celebres sobre el libro de Gabo: los funerales de mamá grande.

  • Tenía la serenidad escrupulosa de la gente acostumbrada a la pobreza.
  • Al medio día el pueblo flotaba en el calor.
  • La voz de la mujer, tenía una tenacidad reposada.
  • Al padre, el pelo que le faltaba en la cabeza le sobraba en las manos.
  • Su mirada no correspondía a la situación, como la mirada de los sordos.
  • El dentista vio en sus ojos marchitos muchas noches de desesperación.
  • El dentista con una amarga ternura dijo, aquí nos paga veinte muertos, teniente.
  • Trataba de encontrar algún objeto de valor, en la oscuridad de la memoria.
  • Sus movimientos tenían una suave eficacia, de la gente acostumbrada a la realidad.
  • Con los recuerdos de la noche anterior, flotando en la ciénaga de su dolor de cabeza, no encontraba por dónde empezar a vivir.
  • Ana inició el laborioso proceso de su peinado.
  • Lo que le dijo fue algo tan difícil pero tan momentáneo como un pésame.
  • Ana comprendió que él había molido un mismo pensamiento, desde el atardecer.
  • Tenía la virtud de olvidar sus proyectos, con tanto entusiasmo como necesitaba para concebirlos.
  • El aire empezaba a endurecerse del calor.
  • Dámaso mientras hablaba, sentía que su corazón se iba desocupando de una materia oscura.
  • Miraba la jaula en silencio, sin mover la mirada de un mismo punto indefinido, como se mira un barco que se va.
  • Si Dios no hubiera descansado el domingo habría tenido tiempo de terminar el mundo.
  • En ese momento tuvo conciencia de su peso total, juntos el peso de su cuerpo, de sus culpas y de su edad.
  • Todas las calles de todos los pueblos conducen inexorablemente a la iglesia o al cementerio.
  • Era dueña de las aguas corrientes y estancadas, llovida y por llover, y de los caminos vecinales, los postes del telégrafo, los años bisiestos y del calor.
  • La Mamá Grande disfrutaba del privilegio de no arrodillarse ni en el instante de la elevación.

las mejores frases de la vida de garcia marquez

Palabras de Gabriel García Márquez

Frases del libro de García Márquez el otoño del Patriarca.

  • El general escudriña la penumbra de los ojos, para adivinar lo que no le dicen.
  • Los políticos ponen la primera piedra, donde nunca se habrá de poner la segunda.
  • El general no encontraba la puerta, para poder salir de aquel recuerdo.
  • Esta vida puñetera, siempre camina para un solo lado.
  • Ella estaba en su mecedor de madre decrépita, pero con el alma entera.
  • Le daba con su mano, las cucharadas de alivio para el dolor.
  • Al más bragado se le hiela el culo al saber que, de un momento a otro, le va a tronar la muerte.
  • Al general le hacen reverencia por delante y le hacen pistola por detrás.
  • Todavía hay quien tiene rencores atrasados.
  • Los reconoció uno a uno, con la memoria inapelable del rencor.
  • La vaina fue que entre el cámbieme esto por aquello y le cambio esto por esto otro, se formó un cambalache de la puta madre.
  • En sus palabras siempre había otra verdad detrás de la verdad.
  • Vivir en la casa presidencial, es como estar a toda hora con la luz prendida.
  • Lo exageraba todos porque había medidores, midiendo hasta el tamaño de la luz de los balcones.
  • Le parecía que él estaba más viejo que ella, que es como si la hubiera dejado atrás en el tiempo.
  • Una patria sin héroes, es como una casa sin puertas.
  • Es más antiguo, que el resuello del mar.
  • El general escupió con las palabras, una ráfaga mortífera de autoridad.
  • Apareció una tetona nalgoncita que se creía la mamá de la gorila.
  • Soportaba los dolores, sin hacerse notar para que no le descubrieran los desperfectos de la edad.
  • Nadie se mueva, nadie respire, nadie viva sin mi permiso.

fotos con pensamiento de gabo

 

Otras frases que te pueden interesar:

Historia de Gabriel García Márquez y datos curiosos sobre 100 años de soledad.

Es un escrito Colombia cuya fama debe a la impresionante obra cien años de soledad, traducida en cientos de idiomas y la cual lo hizo merecedor del premio nobel de literatura.

antes de ser un afamado escritor, fue columnista, periodista y amante a la buena música y en especial a la vallenata Colombiana.

Su mayor influencia fueron sus abuelos, su abuelo fue el primero que le despertó el gusto por las historias, los cuentos, el periodismo y la literatura. Su abuela le contaba historias, fábulas, leyendas y muchas de ellas imaginarias, esto lo hacía para que no fuera un niño triste.

Escribiendo la obra cien años de soledad se sintió fracasado, el hecho de pensar cómo iba ascender a Remedios la bella, al cielo de una forma creíble, lo tenía pensando y no podían continuar el libro sin antes solucionar este episodio. Hasta que un día salió al jardín, el cuándo estaba venteando fuerte y vio una joven extendiendo sabanas, pero el viento no se lo permitía y la cubrieron toda, en ese instante supo cómo continuar su obra.

Las mejores frases de los libros de Gabo

Gabriel García Márquez nos atrapa en sus fantasías, sus realidades de la vida cotidiana, con sus tristezas, alegrías, penurias, misterio, fantasía y emociones, nos enseña lo necesario que es el amor y la soledad que uno experimenta al no tener a quien amar. No importa la edad que se tiene, sino cómo se siente uno, el amor no tiene edad, como lo expresa, en su obra la memoria de mis putas tristes, su personaje encontró el amor a los 90 años.

Cuando termino el libro aún no tenía nombre, hasta la penúltima línea:

«Y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra».

Cuando terminó cien años de soledad, novela que lo llevo a la fama, no tenía recursos económicos para enviarla a editar. Y con su escaso dinero en vez de mandar la primera parte, mando la segunda. Su amigo, le consigno dinero suficiente, para que le enviará la primera parte. Nunca en su vida pensó que esta obra fuera a darle la fama y el prestigio mundial.

 

No olvides compartir estos increíbles artículos con todos tus amigos por redes sociales como: Instagram, Facebook, Twitter y estados de WhatsApp.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Las mejores frases célebres de Gabriel García Márquez escritor Colombiano premio nobel de literatura y cariñosamente conocido como Gabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *